Dicen que… eres perfecto para otros.

donacion_medula_osea_3

Somos muchos los que en alguna ocasión nos hemos planteado hacernos donantes de médula. Y muchos también los que inmediatamente después hemos pensado “pero eso duele, ¿no? ¿Y cómo se dona? Bueno, si duele a cambio de algo… ¿Y dónde tendría que ir?”

Reuno aquí algunas conclusiones de la información obtenida en la Fundación Josep Carreras, el Portal de Salud de la Comunidad de Madrid y la Organización Nacional de Transplantes.

12 dudas sobre donación de médula ósea

1.- ¿A quién voy a ayudar donando?

A aquella persona que padezca una enfermedad relacionada con el mal funcionamiento de las células madre, como la leucemia. Al trasplantar médula ósea (ahora llamado trasplante de progenitores hematopoyéticos) las células defectuosas del paciente se sustituyen por otras normales procedentes de un donante sano y compatible.

¿Y no será mejor que done un familiar?

Generalmente lo primero que se hace es preguntar a los familiares directos, quienes tienen más probabilidad de ser compatibles. Pero en el 70% de los casos no se encuentra un familiar con esa compatibilidad.

Estas personas solo podrían curarse en caso de encontrar pronto un donante, ya no familiar… pero sí compatible. Y eso es posible encontrarlo gracias a los Registros de donantes voluntarios de Médula Ósea (REDMO)

donacion_medula_osea_2

2.- Vale. Pues quiero ser donante. Qué necesito

  • Tener más de 18 años y menos de 55
    • La edad legal para hacerse nuevo donante es 55; para donar, 60. Aún así, procuran que los nuevos donantes no tengan más de 45, ya que la media de tiempo desde que te haces donante hasta que te llaman es de 10 años.
  • No haber padecido enfermedades graves o transmisibles
  • No haberte hecho en los últimos séis meses ni un tatuaje ni un piercing
  • No estar embarazada.
  • Tener cita previa
    • Se exige cita previa porque te harán un análisis de sangre y ésta hay que procesarla en las 24 horas siguientes a su extracción. Eso supone organizar a los donantes de acuerdo a los medios y el personal de los centros de transfusión.

3.- Me confirman que mi sangre vale ¿Y ahora?

  • Das tus datos básicos (edad, dirección, teléfono, breve historial clínico)
  • Consientes que te extraigan una muestra de sangre para estudiar sus características
  • Firmas la hoja de inscripción en el Registro, autorizando a introducir tus datos en la base datos de REDMO.
  • Ya eres parte de la red mundial de donantes.

donacion_medula_osea_6

4.- Me han llamado por teléfono. Un paciente me necesita

  • Desde el momento en que formas parte de la red mundial de donantes, pueden contactar contigo si un paciente necesitara tu donación.
  • Si es así, te llamarían y te preguntarían si sigues conforme con donar.
  • Si lo estás, se te extraería de nuevo sangre, para realizar el estudio de compatibilidad en el centro donde se llevaría a cabo el trasplante, y para analizar si tienes o has tenido alguna vez alguna enfermedad infecto-contagiosa.
  • Se te informaría de qué tipo de donación hace falta (las células madre se localizan en la médula ósea pero pueden o bien extraerse desde allí o bien movilizarse a la sangre periférica para hacerlo desde allí). Una vez informado, tú decides si donas.
    • Si la donación fuese de sangre periférica, tendrías que rellenar los papeles para la póliza de seguros que cubriría cualquier problema durante o tras la intervención.
  • Recuerda: no hay dinero de por medio. El donante no recibe ninguna compensación económica a cambio de su donación. Asimismo, no tendrá que abonar ningún coste derivado de la misma: si donas, te pagarán todos los gastos que tengas en desplazamientos, alojamientos (si en tu ciudad no hay centro de extracción), dietas y, si fuera necesario, el valor de las jornadas laborales que pierdas.

5.- Viajo mucho. ¿Y si me llaman y estoy fuera?

Los trasplantes no se realizan de un día para otro, te suelen avisar con unas semanas de antelación. Si la  estancia en el extranjero va a ser tan prolongada que va a impedir la donación, en el registro buscarían otro donante compatible.

6.- Me dirijo a donar. ¿Qué me van a hacer?

  • donacion_medula_oseaDonación desde la médula ósea
    • Una revisión médica, un análisis de sangre, una radiografía del tórax y un electrocardiograma.
    • Te extraerán sangre y luego te la “delvolverán” a la hora de la donación
    • Te pondrán anestesia general o epidural, dependiendo del caso, y te extraerán médula mediante punción.
    • ¡¿Me van a pinchar la columna vertebral?!
      • No, la médula ósea no es la médula espinal. La médula espinal recorre la columna vertebral; la médula ósea está en el interior de los huesos. La que se aspira al donar médula es esta segunda, y se escoge el hueso de la cadera porque es más grande y menos frágil, lo cual facilita la punción.
    • Se hace en quirófano y dura alrededor de una hora.  Lo habitual es ingresar la noche antes o el mismo día de la intervención por la mañana y ser dado de alta la misma tarde.
  • Donación desde la sangre periférica
    • Una revisión médica, un análisis de sangre, una radiografía del tórax y un electrocardiograma.
    • Unos días antes de donar se te administrarán por vía subcutánea (generalmente en el antebrazo) los factores de crecimiento hematopoyético. Te los pondrán cada 12 ó 24 horas durante 4-5 días.
    • El día de la donación se te pinchará una vena del  brazo para obtener sangre. Esa sangre se pasará por unas máquinas que se llaman separadores celulares. Lo que hacen es recoger las células madre y devolverte el resto de sangre por el otro brazo.
    • Se hace en ambulatorio. No precisa ingreso hospitalario. Dura 3 o 4 horas.
  • Donación desde la sangre periférica cuando la vena es muy pequeña
    • Si el donante no tiene las venas lo suficientemente grandes para la intervención requerida, se le sugerirá la opción de introducirle un catéter, en cuyo caso las posibles complicaciones sí entrañarían más riesgo, ya que en ese caso sería necesario pinchar una vena del cuello, clavícula o ingle.
    • En caso de necesitarse catéter, puede plantearse el ingreso hospitalario.

Debes saber que es posible que al cabo de unas semanas o meses se te solicite una segunda donación para el mismo paciente por haberse producido complicaciones en su evolución. Si aceptas realizarla, lo más frecuente es que te soliciten que sea de sangre periférica si la anterior fue de médula, y viceversa.

7.- ¿Es peligroso? ¿Duele? ¿Me puede pasar algo por donar?

  • Donación desde la médula ósea
    • En cuanto a la anestesía, conlleva los mismos riesgos que otras intervenciones.
    • En cuanto a la intervención concreta de extracción de médula, existe la posibilidad de que se sufran efectos secundarios. Los más comunes:
      • Dolor en la zona de punción. Disminuye con analgésicos suaves y desaparece en 24-48 horas, a veces algo más.
      • Sensación de mareo, en especial al incorporarse. Se soluciona tomando hierro.
      • Fiebre: unas décimas en las primeras horas después de la donación.
      • Aunque no es tan común, se contempla la posibilidad de infección del lugar de punción.
  • Donación desde la sangre periférica
    • Posibles efectos secundarios de los factores de crecimiento hematopoyético que te administran los días previos a la donación:
      • El más común: dolor de huesos y músculos. Mejora con calmantes suaves.
      • Un efecto que no se ha demostrado pero se cree que podría darse: alteración de la normal fabricación de  la sangre a largo plazo
      • Efectos poco comunes: dolor de cabeza, sensación de ansiedad, dolor torácico, náuseas, vértigo o sudoración nocturna.
    • Posibles efectos secundarios de la obtención de progenitores de sangre periférica:
      • Calambres y hormigueos transitorios (debidos al citrato empleado para que la sangre circule sin coagularse).
      • Disminución de la cifra de plaquetas y glóbulos blancos, que no produce síntomas y que se recupera en una o dos semanas
  • Donación desde la sangre periférica en caso de haber necesitado el catéter
    • Las posibles complicaciones en este caso entrañarían más riesgo, ya que es necesario pinchar una vena del cuello, clavícula o ingle.
      • El efecto más común: un hematoma en la zona de la punción
      • En el 1% de los casos: complicaciones más severas. Por ello se evita su colocación siempre que sea posible.

8.- ¿Y si un día quiero salir de la lista de donantes?

Puedes figurar en el registro como donante y solicitar en un momento dado darte de baja.

Eso sí, si te llaman para una donación, aceptas y el paciente ya está acondicionado para el trasplante de médula, ya no puedes dar vuelta atrás. Un paciente acondicionado para un trasplante y que finalmente no recibe dicho trasplante, podría fallecer.

9.- ¿Se puede donar más de una vez?

  • Si el paciente no es tu familiar directo (donas de forma altruista y tras inscribirte al registro)
    • Puedes donar médula ósea dos veces en tu vida, y tienen que pasar 6 meses entre una y otra donación.
    • Puedes donar con el método de sangre periférica solo una vez en la vida
    • Para un mismo paciente y tras un fallo de injerto (rechazo) se puede solicitar una nueva donación, que generalmente será de la manera contraria a como se hizo en la primera ocasión.
  • Si el paciente es tu familiar directo
    • Puedes donar las veces que hagan falta

10.- Ya he donado. ¿Puedo ver qué tal está el paciente?

No, la donación es siempre anónima, tanto para él como para ti.

La persona puede ser cualquier paciente de dentro o de fuera de España. Tú nunca sabrás a quién estuviste dispuesto a ayudar y él nunca sabrá quién fue la persona que quiso ayudarle.

donacion_medula_osea_4

Estás casi decidido. Pero tienes un par dudas. ¿Dónde informarse?

Para más detalles sobre los requisitos, las intervenciones o los posibles efectos secundarios:

donar medula

Petición enviada. 

donacion_medula_osea_5Dicen que… yo también seré perfecta.

 

[#TieneCAJONES que aún no me sigas en FacebookG+ y Twitter]